Mantenerse a salvo no se trata solo de higiene y distancia, sino también de tiempo